Una parada en el camino

Por David Romero

Transformación Digital Mínima

2020-11-22 3 min read Reflexiones educativas David Romero

Sin lugar a dudas, la Transformación Digital es uno de los conceptos que se han puesto más de moda durante este 2020. Quizás, porque la pandemia ha obligado a acelerar la conversión a digital de muchas empresas y autónomos. Quizás, porque el gobierno ha anunciado que invertirá mucha pasta a la causa. Quizás haya sido el sumatorio de un poquito de todo. Y ya era hora. Porque vamos tarde no, lo siguiente.

Pero la tecnología digital no ha llegado de un día para otro. Sin embargo, como país, hemos sido bastante reacios a aceptarla. El año pasado la administración no validaba un documento firmado digitalmente. Este año es lo recomendable, llegando incluso a ser la única vía válida en algunos casos. De 0 a 100. De nada a todo. Así no habrá transformación. Como mucho, una digitalización acelerada. Una digitalización que, seamos sinceros, aumentará exponencialmente la brecha digital generacional, dejando a un sector de la población prácticamente obsoleto.

Hay mucha gente a la que el concepto Transformación Digital les produce escalofríos. Y no les faltan motivos: Llevas toda tu vida haciendo las cosas de una determinada forma. Y de repente, a partir de mañana, absolutamente todo va a cambiar. Peligra tu forma de vida, peligra tu empleo, peligran los conocimientos que tienes hasta ahora sobre cómo hacer lo que haces. Apenas hemos dado pasos como país hacia una conversión digital en veinte años, pero ahora queremos que en cinco esté todo hecho. No importa a quienes nos llevemos por delante.

Las consultoras tecnológicas deben estar frotándose las manos. Tú suelta dinero y nosotros nos encargamos de hacer una transformación digital completa a tu negocio. Si luego cualquier mínimo problema provoca que la plantilla no sepa reaccionar a tiempo y se hundan tus ingresos… Bueno, mejor paga por adelantado.

Y sin embargo, no podemos seguir mirando para otro lado. No podemos obviar los avances tecnológicos. No debemos dormirnos más en los laureles. Pero hay formas y formas de hacer las cosas.

Por eso, propongo el concepto de Transformación Digital Mínima.

Necesitamos consultoras que no pretendan hacer una conversión total de un negocio de una semana para otra, dejando atrás a todos los que no se adapten rápidamente. Necesitamos consultoras que lleven las empresas del punto A al punto B haciendo múltiples paradas por el camino. Vamos a hacer una sola modificación en tu proceso de negocio, una Transformación Digital Mínima. Veremos cómo afecta a la productividad, cómo se solucionan los problemas más comunes, cómo se van adaptando los empleados, cómo se convencen de que la tecnología facilita su trabajo y no los sustituye, sino que los hace más imprescindibles.

No se trata de destruir todo el edificio y volver a empezar, se trata de reformarlo paso a paso, para evitar su desplome. Pero comencemos la obra ya.

Vayamos a por la siguiente Transformación Digital Mínima.

Cómo se hace un blog a coste 0

2020-06-06 3 min read Recursos David Romero

Hace ya casi un mes que comencé esta aventura de dejar plasmado por escrito pensamientos con más o menos acierto. Así que hoy me he planteado que podría hacer una publicación tipo “Cómo se hace” (y no “Cómo se hizo”, porque se sigue haciendo) explicando con más detalle lo que conté en la primera publicación.

Lo primero que hice fue registrar el dominio davidlms.com. Este paso no es gratuito, pero es totalmente opcional. Concretamente utilicé la plataforma namecheap, lo que supuso un coste de 12,94$ (con certificado SSL incluido) que tendré la opción de renovar el próximo 11 de mayo de 2021.

Tenía claro que quería una web estática fácil de mantener. Buscaba algo simple, que tuviese tiempos de carga mínimos y me permitiera escribir los artículos en Markdown. Fue cuando descubrí el framework HUGO… Si quieres saber más no dejes de leer aquí.

Sin duda lo que me dio el empujón definitivo al vacío fue encontrar Netlify. Esta plataforma te permite publicar un sitio web estático en Internet con muy pocos clics. Concretamente, crea un repositorio en tu cuenta de Github con el código fuente del framework que elijas y, cada vez que realizas una modificación (un commit en el repositorio), lo vuelve a compilar para actualizar la página. Te proporciona además de forma gratuita un CDN, un dominio y un certificado SSL.

Podéis echar un vistazo al repositorio de este blog, la configuración básica se indica en el archivo site/config.toml y los artículos se ponen en formato Markdown dentro de carpetas individuales en la ruta site/content/article. He usado el tema Bilberry Hugo, que además está basado en Lingonberry de Wordpress. Lo elegí por su minimalismo, por estar centrado en un formato blog y, básicamente, por cumplir con lo que necesitaba.

En este tema hay un par de cosas que merece la pena configurar. Una de ellas son los comentarios. Para mí era fundamental que el lector que quisiese pudiera comentar un artículo fácilmente, teniendo en cuenta que es una página estática. Se dan dos opciones, y DISQUS es la gratuita. Solamente hay que crear una cuenta y poner el nombre registrado en el parámetro disqusShortname del config.toml. La otra cosa es la configuración de las búsquedas. Para eso se hace uso de una cuenta gratuita en Algolia, que se configura siguiendo paso a paso las instrucciones.

Por último, he querido llevar un registro de los visitantes del blog, más por curiosidad que por otra cosa. Se puede hacer gratuitamente con Google Analytics, pero Google ya sabe bastante de nosotros y no me daba la gana que obtuviese datos de mis visitantes por el hecho de entrar en mi web. Netlify te permite contratarlo como servicio en su propia plataforma, pero son 9$ al mes… Un poco caro para mi gusto. Entonces encontré Plausible, una alternativa más ligera y con un enfoque centrado en mantener la privacidad de los visitantes. Si se paga anualmente, sale a 4$ por mes. De momento estoy en el mes gratuito de prueba. Algo curioso: te permite poner la estadística en un enlace público. Así que, por qué no, aquí tenéis las mías.

Todo esto te lo he contado con el único objetivo de animarte a crear tu propio blog, en estos tiempos en los que están en peligro de extinción. Y lo puedes hacer a coste cero.

También hay un objetivo secundario. Si sabes cómo lo he hecho, puedes sugerirme cómo hacerlo mejor. Te espero en los comentarios.